La Policía Nacional ha detenido a dos vecinos de Cehegín (Murcia), de 24 y 56 años, por efectuar presuntamente una llamada al Centro de Coordinación de Emergencias de la Región en la que avisaban de la supuesta colocación de un artefacto explosivo en un centro comercial del centro de Murcia.

Los hechos se produjeron el pasado 19 de marzo, cuando el ‘1-1-2’ recibió una llamada en la que un varón, simulando acento extranjero, amenazó con provocar una explosión en un centro comercial de la ciudad a las 19.45 horas, según han informado fuentes del Cuerpo en un comunicado.

La Sala CIMACC 091 activó de forma inmediata el protocolo previsto para estas situaciones y realizó un importante despliegue policial en la zona con la participación de diferentes unidades especializadas como los técnicos en desactivación de explosivos o la unidad canina, con perros entrenados para la localización de explosivos.

Finalizada la revisión de la zona y una vez descartada la existencia del artefacto, la Policía Nacional inició una investigación para determinar la autoría de la llamada. Así, pudo comprobar que se había efectuado desde Cehegín e identificar a los dos presuntos autores, ambos de nacionalidad española, a los que se les imputó la presunta autoría de un delito de desórdenes públicos.

Cabe recordar que este tipo de hechos están penados en el artículo 561 del Código Penal, que establece “quien afirme falsamente o simule una situación de peligro para la comunidad o la producción de un siniestro y, con ello, provoque la movilización de los servicios de policía, será castigado con una pena de prisión de tres meses y un día a un año”.

El principal responsable del hecho ha sido puesto a disposición judicial del Juzgado de Instrucción, en funciones de Guardia, de Caravaca de la Cruz, que decretó su puesta en libertad con cargos.

EUROPA PRESS