La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha reiterado al delegado del Gobierno, José Vélez, su petición de «cierre definitivo» del centro temporal de inmigrantes en el hotel de El Cenajo, informaron fuentes de la organización en un comunicado.

El pasado 22 de octubre, la AUGC mantuvo una nueva reunión con el delegado del Gobierno en la que insistió en la necesidad urgente del cierre de estas instalaciones ante «la falta de personal y los problemas estructurales» de la Benemérita en Caravaca de la Cruz.

Esta compañía tiene cuarteles en Archivel, Caravaca, Moratalla, Calasparra, Bullas, Cehegín, Pliego y Mula, con un total de 100 agentes en catálogo, una demarcación territorial de más de 3.000 kilómetros cuadrados y una población de cerca de 100.000 personas.

En la reunión, Vélez se comprometió a buscar una solución rápida con la Comunidad Autónoma y anunció que era posible que durante el mes de noviembre se estudiara la ubicación del centro en algún punto más cercano a la capital, con mejores comunicaciones y servicios.

También se comprometió a solicitar una compensación económica para los componentes que prestan servicio en El Cenajo, estudiándolo con el Coronel Jefe de la 5ª Zona de la Guardia Civil.

Según la AUGC, «una vez más se nos pide paciencia mientras soportamos turnos de trabajo de 10 horas en condiciones de trabajo no adecuadas soportando altas temperaturas en verano y cada vez más bajas en esta época, que pronto serán heladas».

CIERRE DEL CUARTEL DE MORATALLA

La AUGC ha explicado que, debido a la última oleada de pateras, desde el sábado permanece abierto el centro de El Cenajo y se dedican a su vigilancia dos de patrullas de Seguridad Ciudadana, dejando una sola para el resto de la demarcación territorial de la Compañía de Caravaca.

«La incidencia en el número de patrullas en el Noroeste ha ido a peor desde el pasado jueves, ya que al tener constancia de un caso positivo de Covid-19 en el cuartel de Moratalla, el resto de guardias civiles quedaron en cuarentena domiciliaria».

Estos son, en concreto, un sargento, un cabo y cuatro guardias civiles, para una plantilla de siete efectivos.

Así, se procedió al cierre completo de dicha unidad, hasta que este lunes se reincorporo un agente procedente de vacaciones que no había sido contacto estrecho del positivo.

Para la Asociación, el cierre temporal del cuartel de Moratalla «viene a agravar más la deficiente situación de seguridad, puesto que no han podido participar en la vigilancia del centro de El Cenajo, sino que además la seguridad de esta localidad ha tenido que ser cubierta con una patrulla del cuartel de Caravaca».

Fuente. EUROPA PRESS