11/06/2019 Región de Murcia

Los asquerosos, de Santiago Lorenzo

Manuel es un chico corriente, que a sus 25 años se enfrenta a los mismos problemas que aquejan a los jóvenes de su generación en la España que le ha tocado vivir, como la dificultad para encontrar empleo pese a su buena formación académica o vivir inmerso en la vorágine tecnológica. Manuel fue un niño de la llave, cuyos padres no quisieron o no pudieron sacar tiempo de sus trabajos para compartirlo con su hijo, hecho que probablemente haya marcado su carácter y de ahí que encontrar amigos e integrarse en un grupo sea una de sus obsesiones.

Un día cualquiera, cuando Manuel sale del cuartucho que utiliza de vivienda en el centro de Madrid, se ve envuelto en una refriega entre manifestantes y policías antidisturbios. Confundiéndole con un alborotador, un agente intenta agredirle, y Manuel, en defensa propia, termina por herirle de con un destornillador. El suceso queda grabado por una cámara de vigilancia instalada en el portal y Manuel opta por darse a la fuga de su hábitat, Madrid. Decide esconderse en uno de los mil pueblos de la España despoblada. En la casa que encuentra vive con poco, encuentra libros de la vieja colección Austral, cultiva, recoge, siembra, se calienta y refresca con lo que tiene a mano a excepción de una compra básica que le envía su tío. Manuel descubre y se descubre que no necesita casi nada de lo que nos esclaviza tener al resto.

A lo largo de las páginas de Los asquerosos, llegamos incluso a sentir envidia de la vida que lleva Manuel, un Robinson Crusoe dedicado en exclusiva a invertir su tiempo en aquello que le apetece, ajeno a la tiranía del reloj y disfrutando de actos tan básicos como salir a buscar leña, lavar la ropa en la fuente, o sentarse bajo la parra a leer los clásicos de Austral.

El autor va conformando la narración como un humorístico alegato del aislamiento, y a la vez una crítica feroz al mercantilismo, al timo político y social. Un libro que nos habla sobre la despoblación en las zonas rurales, de la posibilidad de vivir con menos, o del “postureo” de la vida en el campo.

Santiago Lorenzo nació en Portugalete, Vizcaya, en 1964. Se crió en Vizcaya pero a los dieciséis años su familia se mudó a Madrid. Estudió imagen y guion en la Universidad Complutense, y dirección escénica en la RESAD de Madrid. En 1992 creó la productora El Lápiz de la Factoría, con la que dirigió los cortometrajes Bru, Es asunto mío, Tiberiades, Café del Norte y Manualidades, nominado a los premios Goya en 1993. En 1995 produjo Caracol, col, col, premio Goya al Mejor Corto de Animación. En 1999 estrenó el largometraje Mamá es boba, que fue nominado al Premio FIPRESCI en el Festival de Cine de Londres. En 2007 estrenó Un buen día lo tiene cualquiera.

En 2010 publicó su primera novela Los millones, en 2012 le siguió Los huerfanitos y en 2015 Las ganas. En 2018 publica Los asquerosos, libro que se ha convertido en todo un fenómeno editorial con 10 ediciones y 50.000 ejemplares vendidos. Entre otros, ha conseguido el Premio Cálamo al Libro del año 2018, el Premio de las librerías de Navarra 2019 o el Premio Los Libreros Recomiendan 2018 (CEGAL).

«Los asquerosos»

Blackie Books
222 páginas
ISBN: 9788417059997
PVP: 21,00 €

Librería Marianela

Más información sobre el autor


Visual y gráfica
Mountain
Caravaca al día
Radio Humor

Alfredo Rubio 2, Bajo - Moratalla - 30440 MURCIA (Spain) - +34 968955050

A %d blogueros les gusta esto: