28/06/2016 Región de Murcia

Las aventuras del teniente Blueberry, la mina del alemán perdido

índiceLa saga de cómic de las aventuras del teniente Blueberry es, sin lugar a dudas, uno de los grandes clásicos del western y una de las cimas del considerado noveno arte. Más de medio siglo después de su aparición, la serie con guiónes de Charlier y dibujada por Giraud sigue más viva que nunca.

La saga comenzó con el título Fort Navajo en el semanario Pilote en 1963 con guión de Charlier e ilustraciones de Giraud. Pero la serie principal ha derivado en otras complementarias que a lo largo de los años ha adquirido una cierta complejidad. La saga titulada La juventud de Blueberry también inició su andadura de la mano de Charlier y Giraud y está ambientada en un tiempo anterior a la de la serie principal, tras el fallecimiento de sus autores originales su publicación continúa actualmente por los guionistas Charlier y François Corteggani y los dibujantes Colin Wilson y Michel Blanc Dumont.

Norma Editorial viene reeditando desde hace más de una década los volúmenes que componen la serie original así como publicando los nuevos títulos de la saga La juventud de Blueberry. A diferencia de la serie original que arranca con el título Fort Navajo, la colección reeditada por Norma comienza con La mina del alemán perdido, título que da inicio a uno de los arcos argumentales más populares de la saga.

En La mina del alemán perdido encontramos a Blueberry como marshall provisional del pequeño pueblo de Palomito. Allí pone orden en una pelea de bar en la que iban a tirotear a un alemán al que acusaban de timador. Blueberry decide encarcelar al alemán para evitar que lo asesinen y de este modo salvarle la vida, pero los habitantes del pueblo descubren que no solo era un timador, sino que también es un asesino y deciden ir a matarlo sin que un juez lo autorice.
Para salvar el pellejo el alemán jura una y otra vez ser conocedor del paradero de una mina de oro en pleno corazón del territorio indio y promete a Blueberry que si le ayuda a escapar le dará una parte de la mina.

Las aventuras del teniente Blueberry es, sin lugar a dudas, uno de los grandes clásicos del western. Ambientadas en un contexto histórico reconocido y con fechas bien definidas pese a las necesarias licencias artísticas de cualquier obra de ficción. Los Estados Unidos como escenario y el aura mítica que rodea a la época del far west, junto con el tándem formado por el talento del guionista belga Jean Michel Charlier y uno de los mejores dibujantes que ha dado el cómic mundial, el francés Jean Giraud, hacen de esta colección la más fascinante y sugestiva saga del western jamás realizada en cómic.

Jean-Michel Charlier nació en Lieja, el 30 de octubre de 1924, y falleció en París, el 10 de julio de 1989. Considerado a día de hoy como uno de los artistas más importantes de su generación, debuta profesionalmente en 1944, realizando ilustraciones para la sección de aviación de la revista Spirou. Dos años después publica allí su primera historieta, L´agonie du Bismarck. Pronto abandona el trabajo de dibujante para consagrarse exclusivamente a los guiones, creando en 1947, con Hubinon, las historitas del piloto de la U.S. Air Force Buck Danny, que al poco se convertirá en una de la series estrella de Spirou. Otras de las muchas colaboraciones que desarrolla para dicha revista son L´Oncle Paul (con el dibujante Eddie Paape) o La Patrouille des Castors (con dibujos de Michel Tacq).  En 1963 crea su serie más aclamada, Blueberry, ilustrada por Jean Giraud. Si bien falleció en 1989, parte de los personajes que ideó, incluyendo el mítico Blueberry, continúan vivos a través de otros guionistas.

Jean Giraud nació en Fountenay-sous-Bois (Francia) en 1938. Publica en 1955 su primer cómic, un western humorístico titulado Les aventures de Frank et Jérémie. Seguidamente, y tras un viaje a México, colabora en los títulos juveniles de Éditions Fleurus con varias historietas e ilustraciones, además de participar en la Encyclopédie des Arts et des Civilisations para Hachette en 1961. Ese mismo año asiste al maestro belga Jijé en un episodio de su western Jerry Spring, experiencia que le valdrá, en 1963, crear para la revista Pilote y con guiones de Jean-Michel Charlier, Fort Navajo, primer episodio de las aventuras del Teniente Blueberry, cuyos dibujos firma como Gir, destinada a convertirse en una de las obras maestras mundiales del cómic del Oeste. De Blueberry han aparecido más de 40 álbumes hasta la actualidad, además de inspirar las subseries La juventud de Blueberry y Marshall Blueberry, realizadas por otros autores. En la misma época en que lanza Blueberry, Giraud emplea por vez primera el seudónimo de Moebius para unas historias cortas de humor negro publicadas en el mensual satírico Hara-Kiri. Paralelamente a su carrera en el cómic, Giraud ha emprendido una notable trayectoria paralela en el cine, interviniendo como artista de storyboard o diseñador de personajes y decorados para diversas películas de imagen real, incluyendo Alien (Ridley Scott, 1979), Tron (Steven Lisberger, 1982), Blade Runner (Ridley Scott, 1982), Masters del universo (Gary Goddard, 1986), Willow (Geoge Lucas y Ron Howard, 1987), The Abyss (James Cameron, 1988) y El quinto elemento (Luc Besson, 1992).

“La mina del alemán perdido”

Norma Editorial
48 páginas
ISBN: 97884-8431-565-7
PVP: 12,00 €

Librería Marianela

 

Más información sobre el autor


Visual y gráfica
Caravaca al día
Mountain
Radio Humor

Alfredo Rubio 2, Bajo - Moratalla - 30440 MURCIA (Spain) - +34 968955050